Mi?rcoles, 21 de marzo de 2012
Publicado por hawrylciw @ 21:06
Comentarios (0)  | Enviar

El Banco Ciudad, se ha transformado en un objeto de codicia política y personal, a tal punto que la impunidad de los últimos tiempos, generó hechos inaceptables y las traiciones se volvieron algo común.

Tener el “control” del banco, dejó de ser un objetivo político, para transformarse en una meta sindical y personal, para algunos “representantes” de sus compañeros.

Nadie puede asegurar que los negociados, los hechos de corrupción y fraudes a las arcas del Estado son un patrimonio de la actual dirigencia, pero sí que estos nuevos y renovados personajes, tienen una voracidad insaciable.

Literalmente, podemos decir que Federico Adolfo Sturzenegger y Juan Ernesto Curutchet, amparados por el resto del directorio y la síndico se han “cagado” en las disposiciones del BCRA y el Estatuto del propio banco. Paulatinamente se destruyó la carrera bancaria, con la designación de personajes nefastos para el personal del banco y su patrimonio, ineptos que a diferencia del resto de los empleados despedidos por esta administración, reciben suculentas indemnizaciones, por mencionar algunos, José María Falcioni, Rodolfo Corvi, Víctor Bescos y hasta el propio Emilio Lanza, que a pesar de haber sido aceptada su renuncia en diciembre, cobró en su caja de ahorro en pesos, los meses de enero y febrero, la suma de $57.016, 50.-autorizado por decreto Nº 40 y con la redacción de la señora Elena Cafaldo.

Por si fuera poco en el despilfarro de dinero, hay quienes encuentran una forma de desviar los fondos necesarios para “bancar” la política del PRO. La faraónica obra de Parque Patricios, es uno de esos “negocios” donde siempre hay algo nuevo que pagar, a la empresa CRIBA y nunca la suma es final, primero eran 20 millones, subió a 30, a 40 y algunos aventuran que la cifra final rondará los 50 millones. Y en todo esto, la CGI, de Pepe Peralta 1ª delegado general, como lo dice su sello, prefiere encontrarse con Federico a “negociar” que a denunciar los “temas pendientes”. Algunos mal pensados, acusan como responsable de un nuevo aumento a tratar en el directorio, la nota que con fecha 1 de marzo del 2012 dirigieran al presidente del banco, Pepe Peralta y Vicente Ieraci, como secretario general de la CGI.

Continúan los “arreglitos” de la Gerencia de Obras, donde en una metodología de “hormiga”, se sacan miles de pesos en ellos.

Volvieron a hacer lo que les parece más redituable con las licitaciones, las cuales a la fecha no tienen un debido control.

Mal cayó entre los empleados el pic nic, que días pasados realizaron gente de la gerencia de pigno, con jefes y supervisores, en el Delta, habrá sido para festejar los 30 palos que perdieron en el 2011.?

La liquidación de la Gratificación Extraordinaria cierre de ejercicio del 2011, por la que se abonó a la mayoría de los empleados la suma de $7000.- tuvo como era de esperar, su contracara, mientras que no se abonó dicha suma a los que tenían sumarios abiertos, se benefició a personal jerárquico, con valores entre el 25% (un solo caso) y el 200% (ver foto final).

Y como pertenecer, tiene su mérito, con fecha 07 de marzo del 2012, se requirió al gerente D. Gustavo Mastracchio, la apertura de tarjetas de crédito a los señores, Carlos Leiza y Omar González, Mastercard Gold Servicio Empresas, con un límite de $70.000.- y al señor Maximiliano Coll, Visa Corporativa, con un límite de $70.000.-

Como no podía ser de otra manera, vuelven las denuncias de maltrato laboral y mobbing institucional, en el 3ª piso del edificio de la calle Larrea en Once.

Una vez más hay que señalar los silencios de una CGI, que en sus comunicados pregona puntos que luego no se ocupa de investigar y hacer públicos, como es el caso de un sumario que por su contenido compromete al director Sergio Beros y al vicepresidente Juan Ernesto Curutchet, en una difusa operatoria.

Metida en plena campaña, la CGI, textualmente dice “a nosotros nos da vergüenza …que algunos no tengan vergüenza”, y tal como es su discurso poco comprometido, le pega a un Zanola que ya no tiene participación en el sindicato, acusa a La Bancaria, de todos los males y traiciones, pero omite dar alguna respuesta o difundir el contenido de sus conversaciones con las autoridades del banco. La queja hacia La Bancaria, es más una cuestión ideológica que sindical, y a esta altura, uno se pregunta, si esta CGI, tiene un alto respaldo de la CTA, ¿por qué no han hecho algo más que repetir siempre la misma cantinela?.

Tan poco, es lo que pueden “mostrar”, como logros de esta CGI, que días pasados, los delegados Navarro y Guzmán en la sucursal de San Miguel, criticaron varias de las medidas y acciones de la CGI, de la que forman parte.

Son tímidos, hasta para denunciar hechos como en el caso del Informe Nº96, donde denuncian un hecho ya conocido por todos y es el viaje al Hotel Conrad de Punta del Este, Uruguay, los días 27,28 y 29 de marzo. Asegurando que esto le costará varios miles de dólares al banco, omitieron informar que se utilizarán las tarjetas corporativas para tal fin, pero la pregunta se cae de maduro, y los millones que se van con gastos sin control en obras, publicidad, sponsor, etc, no merecen publicidad y oposición, siguen en la pavada muchachos, a ver cuando se ponen los pantalones.

En medio de esta alocada carrera donde hay quienes quieren “armar” listas, otros apresurados por cerrar acuerdos, algunos dedicados a ensuciar por el solo hecho de creer que la gente hoy es tonta y se cree todo, están los que hablen sin pruebas.

Los empleados del Banco Ciudad, deben hoy más que nunca, ser inteligentes a la hora de votar, para evitar las frustraciones, y la culpa de elegir a delegados con placer por la política y que ven en cada uno de ustedes solamente un medio para cumplir sus objetivos personales.

Como corolario de la política macrista, la nueva formación del directorio a tratar en la Legislatura porteña, es una muestra más de que poco respeto se tiene a la hora de cumplir los requisitos mínimos, como por ejemplo, los años de experiencia en la carrera bancaria, pero ya nos ocuparemos en detalle de cada miembro del nuevo directorio, algunos ya conocidos por todos, como es el caso de la actual síndico, la Dra. Alicia Graciela De Antonis, a quien curiosamente la CGI, no le ha pedido explicaciones de muchas “cositas” que han pasado en el banco.

Definitivamente, son tiempos “calientes” en el Banco Ciudad, hoy más que nunca se aprecia el todo vale, la actuación de mercenarios entregando hasta su dignidad por un puesto y obtener “la bendición” de Federico y una tarjeta corporativa, otros pelean préstamos especiales y unos pocos negocian sumarios.

A José Luis Peralta algunos ya no lo llaman “Pepe”, le dicen pollo al espiedo, porque está quemado hasta el culo y sigue dando vueltas.

Estimados lectores, seguiremos informando.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

www.elsindical.com.ar


Tags: Banco Ciudad, Federico Sturzenegger, Juan Ernesto Curutchet, CGI, José Luis Peralta, elecciones, campaña

Comentarios